Ciclismo

Paris Roubaix, el adoquín en estado puro.

Nunca hubiese pensado que podría llegar ha vivir los momentos que os voy a narrar a continuación.. Hace unas semanas recibí una llamada de Toni (responsable de marketing de Cdc Sport) donde previa comunicación con Søren (Director de marketing de Castelli Cycling) me ofrecían la posibilidad de ir a la París Roubaix 2019 junto a más personas representantes de las diferentes marcas del Team Ineos, todo esto englobado en una actividad que el Team Ineos pone a disposición mediante invitación para sus sponsors (Garmin, Wahoo, SiS, Ford, Pinarello, Castelli Cycling, etc)

Fue difícil negarse al ofrecimiento ya que vivir de cerca una de las carreras mas importantes del mundo no ocurre todos los días.

Compiegne. Partida de esta aventura.

 

Después del vuelo con destino Charleroi (Bélgica) y madrugar de lo lindo ya estaba en la salida de la París Roubaix 2019. 

 

Fue una mañana fria con tan solo 4 grados a las 08:30 AM, pero el sol empezaba a calentar levemente.

Antes de que llegase el resto de expedición tuve la oportunidad de pasear por la salida y respirar el ambiente que desde horas tempranas había. La gente empezaba ha disfrutar de ese clima ciclista como si fuesen niños, ese ambiente me encantaba.

Ver los coches y motos off road de Mavic para la asistencia neutra,  motos de enlace con doble rueda delantera, organización de diverso tipo y los primeros vehículos de los equipos hacia ver la grandeza de este deporte y de esta prueba en particular.

Lee Kenny (Partnerships Manager Team Ineos) & Dave Callan (Head of partnerships and business development Team Ineos) responsables del Team Sky en la actualidad Team Ineos nos mantuvieron informados en todo momento en el grupo de WhatsApp que se creo ex profeso para este evento. 

Una vez estuvimos toda la expedición al completo iniciamos la marcha a las 10:45 AM en un autobús  para invitados donde íbamos a ver una sección de pavé.

Tramo de pave "Troisvilles a Inchy". Volando sobre el adoquín.

Esta fue nuestra primera parada para ver el paso de los corredores por el tramo de pavé de «Troisvilles a Inchy» una zona catalogada con dos estrellas, donde aprovechamos para tomar un bocado.

Entorno a las 13:50 ya empezamos a ver los vehículos que habrían carrera los cuales anunciaban el paso de los primeros corredores escapados.

El ambiente que se respiraba en ese tramo fue increíble, cargado de aficionados de diferentes nacionalidades los cuales disfrutaban como «enanos» de vivir la París Roubaix a pie de adoquín.

El paso de los corredores fue fugaz y es que ese tramo era corto y en terreno descendente. Acabando en un giro de noventa grados a la derecha  y entrar en una carretera de asfalto donde se encontraban los auxiliares para abastecer a sus corredores de bebida y alimento.

Cuando los corredores transitan por los tramos de pavé puedes apreciar en sus rostros la tensión que provoca circular a mil por hora por esos caminos adoquinados y una concentración extrema para contralor sus bicicletas y que no ocurra ningún contratiempo fatídico.

Paris Roubaix 2019.
Tramo pave Troisvilles A Inchy, Dos estrellas. Paris Roubaix 19.

Velódromo de Roubaix.

Velódromo de Roubaix.

Siguiente parada, el símbolo más importante de esta prueba el Velódromo de Roubaix (Francia), Lugar por el que luchan los corredores durante los 234 km para ser los primeros en cruzar su meta.

Pudimos visitar los famosos vestuarios y duchas donde los ciclistas actuales y mas nostálgicos las siguen utilizando para limpiar sus cuerpos llenos de polvo, sudor y sangre, aunque la mayoría recurren a las duchas de sus autobuses que se encuentran estacionados en los alrededores del velódromo.

Después del chute de ver algo que tenia en mi retina por fotos y videos y respirar un lugar cargado de historia y tocar el granito de sus muros es cuando vienen recuerdos del ciclismo pasado donde los corredores después de realizar un esfuerzo sobrehumano tenían que hacer colas para tomarse una merecida ducha premiada con agua caliente para  los primeros clasificados.

El ambiente que se respiraba en el interior del velódromo fue sensacional. Por eso este lugar es un «monumento» del ciclismo.

Gracias a una enorme pantalla pudimos seguir la carrera con total detenimiento. Hasta que en un abrir y cerrar de ojos las gradas empezaron a rugir y pudimos ver como aparecía la cabeza de carrera. Ahora solo quedaba una vuelta y media para decidir el ganador de esta edición.

Un mano a mano entre dos grandísimos corredores, el belga Philippe Gilbert (Deceuninck-Quick Step y el alemán Nils Politt (Katusha-Alpecin), la lucha fue hasta casi la linea de meta imponiendo su punta de velocidad  el corredor belga Philippe Gilbert.

El resto de corredores llegaron formando grupos y es que la París Roubaix desmembra lo que pasa sobre sus manos. El «Infierno del Norte» en esta edición no ha sido tan extremo como en otras ocasiones, semanas antes las lluvias fueron bastantes intensas por donde discurre la carrera.

París Roubaix 19.
Credits: Bettini Photo.

El sueño se desvaneció.

El día fue larguísimo y cargado de experiencias, reencuentros y de conocer a muchísima gente del mundo ciclista nuestra París Roubaix particular se diluyó en una reconfortante y deseada ducha en el Hotel Parkhotel de Kortrijk (Bélgica).

Y es que las experiencias vividas ese día no volverán a repetirse nunca, quizás en otras circunstancias viviré la París Roubaix ya que tengo pendiente una participación en su versión cicloturista, pero ya será para los años venideros.

Como gran apasionado de las clásicas, este tipo de pruebas muestran una clase de corredores que deben ser extremadamente inteligentes en su forma de correr, gestionar sus fuerzas y tener cierta dosis de suerte. La «Roubaix» no es para cualquiera.

El ciclo 2019 de clásicas ha finalizado y ahora es el turno de disfrutar de las grandes vueltas por etapas.

Video resumen.

Visita al Servicio Corse Team Ineos.

Parte del evento que el Team Ineos nos tenia preparado fue una visita al Servicio Corse que tienen ubicado muy cerca de la localidad de Kortrijk (Bélgica). Donde disponen de unas impresionantes instalaciones donde tienen su base de operaciones. 

Tuvimos la suerte de poder conversar con el corredor Owain Duill (centro),  Servais Knaven (director deportivo-derecha) y Emma Kennaugh (marketing-izquierda).

 

Como colofón y cierre  salimos a rodar 40 kilómetros por los alrededores de Kortrijk  con las bicicletas oficiales del equipo Pinarello. 

En mi caso pude rodar con la bicicleta Pinarello K10 de Gianni Moscon, una bicicleta super reactiva que sale como un tiro cuando imprimes potencia sobre sus pedales.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.